hola@jorgegarciagomez.com
[social size='small' style='light'']

Cosas buenas y malas del coworking

Cosas buenas y malas del coworking

Cada vez son más los profesionales y empresas que confían en un espacio de coworking como centro de operaciones para el trabajo diario. La idea de tener una oficina no les convence o no se lo pueden permitir, y aprovechan que este tipo de sitios crecen cada vez más. Y ojo, que no parece mala opción… pero depende de quién seas y qué busques.

Todo mi máster de H2i Institute lo di en uno de estos espacios. En concreto, en este. Pude ver desde dentro cómo funciona, qué tipo de gente hay y qué cosas buenas y malas tiene durante 5 meses. Además, conozco a gente que está en otros sitios diferentes y he visitado alguno más. En general, creo que entiendo bastante bien el ambiente que se respira, aunque cada uno es un mundo.

Pero atendiendo a las características comunes, a lo que te ofrece y lo que te condiciona, hay algunas ventajas y desventajas que creo que deberías valorar antes de aceptar o descartar trabajar en un sitio de estos. Aquí te dejo mi opinión, por si te ayuda a decidirte.

Lo que tiene de bueno un espacio de coworking.

Sales de casa. Mucha gente sueña con poder trabajar en su casa, en pijama, a su ritmo… y sí, sobre el papel solo tiene cosas buenas, pero la realidad es que tiene mucho peligro. Necesitas una fuerza de voluntad a prueba de bombas para que tu rendimiento sea igual que cualquier otro sitio 100% profesional. Distracciones, costumbre, mezcla de espacios, organización… Es complicado tenerlo todo bien atado para que de verdad sea eficaz.

Por eso, la idea de establecer estos espacios como lugar de trabajo puede ser interesante. Te obliga a ir a un lugar específicamente para trabajar, a establecer una hora de salida para ello, etc.

Es imposible no colaborar. Pasarás el día con gente de todo tipo: distintos perfiles, edades, proyectos, empresas… Hay de todo en estos espacios de coworking, lo que es una gran noticia. Porque la de cosas que puedes aprender, tanto relacionadas con tu sector como de otros, son muchísimas. Y esto es algo que en otros ámbitos no consigues.

Aprovechas los eventos. Algunos encuentros que se celebran en estos sitios son de pago. Sin embargo, en la mayoría puedes acceder gratis como miembro del lugar. Esto te viene bien también para aprovechar a ver otras charlas que se alejen un poco de lo tuyo y, por supuesto, de los que específicamente estén relacionados con tu profesión.

Más barato que una oficina. Hasta el espacio de coworking más caro (algunos en Madrid tienen un precio importante) es más barato que tu oficina. Entre el alquiler, Internet, luz, mobiliario y demás, te ahorras bastante dinero en relación a cogerte un despacho o una oficina propia.

Las cosas malas de un espacio de coworking.

Menos postureo en las reuniones. Dependiendo de tu ámbito profesional y, sobre todo, del tipo de socios o clientes que tengas, el convocarles a este tipo de espacios puede ser perjudicial. Por desgracia, hoy en día la imagen, las etiquetas y los prejuicios se mantienen en muchos sectores de este país, y el ver que no tienes oficina o sala de reuniones propia, puede ser un punto negativo de cara a los que te visiten.

Valora si esto te puede afectar y ponte en la piel de quién irá a visitarte, para tenerlo en cuenta. Si por ejemplo no recibes a clientes casi nunca o son de un perfil más ‘moderno’, en el sentido de que entiendan que las cosas han cambiado y que el mundo ahora funciona de manera diferente, sin problemas.

Es más complicado concentrarse. Es verdad que todo el mundo va a trabajar y que casi siempre la gente es totalmente profesional, pero al final, aunque sea de manera inevitable, tienes distracciones. Gente que habla, se levanta, mueve la silla, sale a desayunar, vuelve, te pregunta algo… Al ser varias personas compartiendo un espacio, es normal que ocurran estas cosas.

Sé sincero contigo mismo y ten en cuenta si te distraes fácilmente. Igual el ir a un sitio de estos te hace menos productivo que en otro diferente.

No vale para los workaholics. Si eres de los que se tira trabajando hasta las tantas, ten en cuenta que no podrás hacerlo en un sitio de coworking. Normalmente, cierran a las 20:30 h, más o menos. La hora de abrir varía un poco, pero igual… Cuenta con que debes adaptar tus rutinas y calendario al del sitio, incluyendo los fines de semana.

Mala comunicación si sois un equipo. Por lo mismo que comentábamos antes de que hay muchas personas en un mismo sitio, si sois varios trabajando juntos puede ser complicado lo de levantarse y ponerse a hablar de algún asunto con el compañero de al lado; aunque solo sea por no molestar a los de alrededor. Al final, se pierde un poco la conexión entre vosotros, a no ser que reservéis un sitio apartado o con algún separador con el resto de la sala (algunos lo tienen).

¿Has estado en algún espacio de cowkorking? ¡Cuéntanos tu opinión!

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*